Logos de Android y Raspberry Pi

Android en Raspberry Pi ¿Qué opciones tenemos?

Dos de los sistemas operativos que mas queremos instalar en nuestra Raspberry Pi son Windows y Android. Con Windows ya hemos visto que gracias a la versión ARM de Windows 10 y el trabajo de la comunidad estamos cerca de conseguirlo. Con Android también tenemos trabajo por parte de la comunidad, pero la cosa no pinta tan bien.

Llevamos persiguiendo instalar Android en Raspberry Pi prácticamente desde los inicios de esta placa base. Buscando por internet podemos encontrar versiones de AndroidTV y versiones normales desde Jelly Bean. Esto por un lado es bueno, ya que tenemos varias versiones para poder probar. Pero por otro lado que no esté el desarrollo enfocado hace que nunca lleguemos a ver la luz al final del túnel. De todas formas, vamos a ver dos opciones para poder usar Android en nuestra Raspberry Pi.

La opción gratuita

Si no podemos permitirnos gastarnos dinero en tener Android en nuestra Raspberry pi, esta es nuestra opción. KonstaKANG ha portado las versiones 14.1 y 15.1 de LineageOS para poder utilizarlas. Desde su página web podemos descargarnos las imágenes y quemarlas en una tarjeta microSD. Una vez hecho eso es enchufar la tarjeta en el ordenador, encenderlo y esperar a que cargue.

Pero no todo puede ser maravilloso. El rendimiento de la tarjeta gráfica es pésimo ya que no existen drivers para la misma. Además, no contamos con servicios de Google para poder instalar aplicaciones, y si conseguimos instalarlas las posibilidades de que se bloqueen son muy altas. Si usamos la versión 14.1 el rendimiento es un poco mejor, aun así, no conseguiremos la fluidez de un smartphone de gama baja.

La opción de pago

¿Me estas diciendo que si pago dinero voy a conseguir una versión de Android funcional? Pues no exactamente.

Actualmente contamos con emteria.OS, una versión de LineageOS 14.1 preparada para el uso en proyectos para la industria. Esta versión cuenta con aceleración por hardware, según indica su web, y funciona de forma casi perfecta. Si instalamos varias aplicaciones, estas funcionan decentemente, llegando a poder usar Netflix sin problemas en alta definición.

La pega mas importante que tiene esta versión de Android es que tenemos que pagar 45€ para poder usarla de manera normal. Podemos instalar una versión de prueba, pero esta se reiniciará cada 8 horas y siempre mostrará una marca de agua mientras la usamos. Aquí tampoco disponemos de los servicios de Google, por lo que tendremos que buscar otra tienda para poder instalar aplicaciones y no todas van a funcionar correctamente.

Merece la pena instalar Android en una Raspberry Pi

Esto depende de lo que estés buscando. Si quieres un sistema operativo funcional en el que el uso que le des a tu Raspberry Pi funcione sin problemas, no. Si lo que buscas es experimentar y ver lo que se puede llegar a hacer puedes estar un par de días entretenido probando tus aplicaciones y juegos para ver como funcionan, si no te desesperas primero.

Es posible que se me haya olvidado alguna versión más de Android para Raspberry Pi. Si es así no dudes en avisarme en los comentarios. Y si crees que esta entrada es interesante, utiliza los iconos de abajo para compartirla en tus redes sociales.

Más información:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.