Imagen de Windows 10 corriendo en una Raspberry Pi

Consiguen hacer funcionar Windows 10 ARM en Raspberry Pi

Windows 10 es uno de los sistemas operativos que más usamos en la actualidad. Posiblemente estés leyendo esta entrada en un ordenador con ese sistema operativo. También es verdad que en Raspberry Pi solo tenemos disponible el Windows IoT que sirve para proyectos, pero no como un ordenador normal. Hasta ahora.

Gracias a TianoCore podemos conseguir un gestor de arranque UEFI en muchos dispositivos que no lo tienen. Y gracias al port de andreiw disponemos de TianoCore en Raspberry Pi 3.

Ahora que disponemos de arranque UEFI, podemos instalar Windows 10 en nuestra Raspberry Pi. Lo malo es que tendremos que conformarnos con la versión para procesadores ARM, perdiendo rendimiento por el camino a la hora de ejecutar aplicaciones normales.

Hablando del funcionamiento de Windows 10 en Raspberry Pi, la cosa no es tan bonita como parece. Gracias a la comunidad cada vez está funcionando mejor, aunque ahora mismo no podamos utilizarlo en nuestro día a día.

¿Cómo funciona Windows 10 en Raspberry Pi?

Para empezar, la instalación no es tan fácil como enchufar un pendrive con una imagen de Windows 10 quemada y elegir la tarjeta microSD de la Raspberry Pi como lugar de almacenamiento. Al no tener unos drivers USB que funcionen correctamente no podemos acceder a las memorias externas que enchufemos. Además, cuando enchufamos un ratón USB, este deja de funcionar unos minutos después de conectarlo, teniendo que cambiar el ratón de puerto para seguir usandolo.

El problema de los drivers en este Windows 10 no es único de los puertos USB, faltan drivers casi todo. No disponemos de drivers de la tarjeta gráfica, por lo que el rendimiento grafico es mediocre, si conseguimos ejecutar algo que necesite de aceleración gráfica. Tampoco tenemos drivers de Wifi, Bluetooth o tarjeta de red, lo cual reduce las posibilidades de conectarnos a internet a ninguna. El driver de la tarjeta de sonido solo emite sonido por la salida de auriculares, por lo que necesitamos de unos altavoces con Jack de sonido para escuchar algo.

Aun así, si conseguimos arrancar Windows 10 completamente, tendremos que hacer malabares para ejecutar el escritorio, ya que no arranca de primeras. Tampoco podemos acceder al panel de control y el menú de inicio no funciona.

¿Merece la pena tener Windows 10 en nuestra Raspberry Pi?

Ahora mismo es una mala idea. Perderás mucho tiempo instalando Windows 10 para que luego solo puedas abrir el Word y usarlo durante 2 minutos. De todas formas, visto el rendimiento en algunas tareas cotidianas, Windows 10 para Raspberry Pi puede ser una alternativa viable para muchos de los usos que le damos a este miniordenador en un futuro.

Si tienes ganas de probar Windows 10 en tu Raspberry Pi, te dejo un vídeo en inglés aquí abajo para que puedas instalar este sistema operativo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.