Comando ifconfig lanzado en la consola para conocer la IP de la Raspberry Pi

Como asignar IP fija a una Raspberry Pi

Hay muchas aplicaciones en la Raspberry Pi que nos permiten conectarnos desde otro ordenador a esta para hacer osas como compartir archivos, un servidor web, o administrarla. Para eso debemos conocer la IP de esta e ingresarla en un programa o desde el navegador. Esto se puede hacer usando el comando ifconfig en la terminal. Pero el problema viene cuando la IP es dinámica y cambia, teniendo que consultarla cada dos por tres. En este tutorial veremos cómo asignar una IP fija o estática a una Raspberry Pi, evitando ese problema.

En este tutorial vamos a ver dos formas de asignar una IP fija a la Raspberry Pi. Desde la terminal y desde el escritorio de Raspbian. Gracias a esto, una vez vayamos viendo más utilidades que requieren conectarse a la Raspberry Pi, no deberemos preocuparnos por la IP de esta, ya que siempre será la misma y el router no estará cambiándola. Para empezar, vamos a ver que es eso de la IP y los campos que hay que configurar para que todo vaya perfectamente.

Cosas que hay que saber antes de empezar

Antes de que todo lo que ponga en este tutorial te suene a chino vamos a dejar unos conceptos claros. Con esto nos aseguraremos de entender lo que estamos haciendo para que, cuando toquemos a algo luego no nos quedemos sin internet en algún ordenador de la casa. También aprenderemos conceptos que a lo mejor desconocíamos y que nos pueden ayudar a solucionar problemas con internet. La

La imagen que os voy a dejar es de una ventana de Windows 10, pero ya que se ven todos los datos más claros que con el comando ifconfig de Linux, prefiero poner eso para que sepáis de lo que estamos hablando.

Ventana con información de la configuración de red de Windows 10

Dirección IP

Lo primero que os voy a explicar es lo que es una dirección IP. Esta dirección la asigna el router de nuestra casa a cualquier ordenador que se conecta a este. Esta IP suele cambiar cada cierto tiempo entre aparatos dependiendo de los que haya conectados. Esta dirección identifica el dispositivo dentro de la red para que sea fácil de acceder a él. Esto mismo ocurre cuando nuestro router se conecta a internet. Obtiene una IP para que otros ordenadores dentro de internet se puedan conectar al router para enviar y recibir datos.

Tanto las IPs de nuestro dispositivo son únicas dentro de nuestra red, como la IP del router es única en internet. Evitando así conflictos cuando intentamos conectarnos a un ordenador en concreto. Asignado una IP fija a nuestra Raspberry Pi dentro de nuestra red conseguiremos que no cambie y que siempre la conozcamos.El formato de la IP es de 4 números que van de 0 a 255 separados por puntos.

Máscara de red

La máscara de red delimita la red a la que esta conectado nuestro dispositivo. Esto quiere decir que dependiendo de la IP que tenga el dispositivo, puede o no acceder a la red. El formato de la mascara de red es el mismo que el de la IP. Para que el dispositivo sepa si puede mandar datos a una IP de la red comprueba la mascara de red y mira que partes de la IP deben coincidir. Si estas coinciden, se pueden intercambiar los datos.

Como este atributo es bastante técnico a la hora de configurar, recomiendo poner siempre 255.255.255.0 que es lo común en una red doméstica. Siempre podemos encontrar más información en la Wikipedia.

Puerta de enlace o router

Esta es la IP del dispositivo que está conectado directamente a internet. Normalmente la puerta de enlace se encarga de asignar las IPs automáticamente a los dispositivos de nuestra red. Cada vez que un dispositivo envía o recibe datos de internet, estos pasan por la puerta de enlace. Cuando asignamos una IP fija a nuestra Raspberry Pi, es esta la que se encarga de decirle a la puerta de enlace que IP quiere, asignándola. Si esta IP ya esta ocupada por otro dispositivo tenemos que cambiar la IP de alguno de los dos dispositivos para evitar problemas y que nos quedemos sin internet.

DNS

Para terminar, vamos a ver que son las DNS. Estas IPs son servidores que se encargan de traducir las direcciones web a IPs cuando navegamos por internet. Gracias a estos “traductores” podemos ir a las paginas web de forma más fácil sin tener que memorizar la IP de cada sitio web que visitamos. Normalmente la puerta de enlace se encarga de conectarse a las DNS, aunque podemos configurar otras diferentes en nuestro dispositivo.

Preparándonos para asignar una IP fija a la Raspberry Pi

Después de ver que significa cada cosa vamos con lo que nos interesa, que es asignar una IP fija en nuestra Raspberry Pi. Lo primero es conectarnos a nuestra red para ver los valores que tenemos que poner más allá de la IP. Una vez que nos hemos conectado y hemos comprobado que tenemos internet ejecutamos en la terminal ifconfig para obtener los datos.

En esta imagen vemos las interfaces de red de la Raspberry Pi y, si hay alguna conectada a la red, algunos valores de estas. Las que nos interesan son eth0 y wlan0. Eth0 se trata del cable de red y wlan0 de la WiFi. El valor de inet nos indica la IP que tiene asignada actualmente y netmask el valor de la mascara de red. Ahora nos haría falta saber cuál es la puerta de enlace y el DNS para tenerlo todo correcto y no tener problemas una vez asignemos una IP fija a la Raspberry Pi.

Para conocer la puerta de enlace debemos ejecutar el comando ip route show en la terminal.

Comando ip route show mostrando la puerta de enlace de las interfaces eth0 y wlan0

Para terminar, tenemos que saber cuál es el valor de nuestra DNS. Esto valor lo sacaremos consultando el contenido del archivo /etc/resolv.conf. La forma más sencilla es ejecutando el comando cat /etc/resolv.conf en la terminal.

Contenido del archivo resolv.conf

De aquí podemos sacar las DNS donde pone nameserver. Esto será necesario si queremos navegar por internet una vez lo dejemos todo configurado.

Ahora que ya tenemos todos los datos es hora de ponernos con lo interesante. Viendo que IP tiene la Raspberry Pi te puedes hacer una idea de cuál le puedes asignar sin que haya ningún problema. Yo recomiendo siempre poner un número muy alto, pero sin llegar al límite. Para ello solo tenemos que cambiar el último número de la dirección IP por otro, pero siempre inferior a 254, ya que el máximo es 255 y este y el 254 están reservados.

En mi caso tengo asignada en la interfaz eth0 la IP 192.168.1.138, que voy a fijar a 192.168.168.250. Daros cuenta que el único número que cambio es el último, y por uno alejado de los que establece la puerta de enlace para evitar problemas. Los demás datos los dejaremos tal cual los hemos cogido de los comandos anteriores. Voy a establecer como IP fija la de la interfaz eth0 ya que es la que usa el cable de red y da mejor rendimiento y menos problemas a la hora de conectarme a la Raspberry Pi. Si solo tenemos conectada la Raspberry Pi por WiFi, tenemos que usar la interfaz wlan0.

Y ahora que ya tenemos todo preparado, vamos con la parte importante del tutorial.

¿Cómo asignar una IP fija a nuestra Raspberry Pi desde el escritorio?

Vale, ya lo tenemos todo. Tenemos los datos que nos van a pedir para establecer una conexión. Tenemos decidida la IP fija que va a usar nuestra Raspberry Pi. Y solo nos queda poner todo en funcionamiento. Cosa que vamos a hacer ahora mismo.

Para ello iremos a la parte superior derecha, donde encontraremos el icono de la red. Dependiendo de si esta conectado o no tendremos un icono diferente. Recuerda que esto solo lo puedes hacer si estas conectado a una red. Ahí pulsaremos con el botón derecho y en el menú que nos aparece pincharemos en Wireless & Wired Network Settings.

Ahora en la ventana que nos aparece rellenamos todo con los datos que tenemos. En el desplegable de arriba a la izquierda seleccionamos interface. En el de arriba a la derecha marcamos eth0.En el cuadro de IPv4 ponemos la IP fija que queremos asignar a la Raspberry Pi. En Router escribimos la IP de la puerta de enlace. Y en DNS servers ponemos los DNS separados por un espacio, dejando todo lo demás vacío. Para terminar, pulsamos en Aplicar y luego en Cerrar. Reiniciamos la Raspberry Pi y comprobamos que todo está bien.

Imagen de las preferencias de red para configurar una IP fija en una Raspberry Pi

Para terminar, reiniciamos la Raspberry Pi y ejecutamos ifconfig en una terminal. Si todo esta correcto, la IP que hemos asignado aparecerá en el valor inet. Después, probaremos a navegar por internet, asegurándonos de que todo funciona correctamente. Si es así, enhorabuena. Ya tienes una IP fija en tu Raspberry Pi.

Comando ifconfig con una IP fija en Raspberry Pi

¿Cómo asignar una IP fija a nuestra Raspberry Pi desde la terminal?

Si no tenemos escritorio, no hace falta que instalemos uno para poder hacer lo mismo. Con la terminal nos podemos apañar de la misma manera. Para poder asignar una IP fija a nuestra Raspberry Pi solo tenemos que modificar el archivo /etc/dhcpcd.conf con el siguiente comando:

sudo nano /etc/dhcpcd.conf

En este archivo debemos añadir las siguientes líneas al final del archivo, dependiendo de los datos que hayamos conseguido en el primer paso. En la línea interface escribiremos el nombre de la interfaz a la que queremos asignarle la IP estática. Si es el cable de red será la interface eth0 y si es la WiFi será la interface wlan0. A continuación, añadiremos una línea llamada static ip_address=, con la IP que queremos asignar a la Raspberry Pi terminado en /24. En la siguiente línea escribiremos static routers=192.168.1.1 donde 192.168.1.1 será la IP de la puerta de enlace. Y en la última línea pondremos static domain_name_servers= y los servidores DNS que tengamos, siempre separados por un espacio. En mi caso quedaría como sigue:

interface eth0
static ip_address=192.168.1.250/24
static routers=192.168.1.1
static domain_name_servers=212.231.6.7 46.6.113.34
Editando dhcpcd.conf

Para terminar, reiniciamos la Raspberry Pi con sudo reboot y ya tenemos todo listo. Ya tenemos IP fija en nuestra Raspberry Pi para cuando queramos conectarnos a ella desde otro ordenador, copiar archivos, o lo que se nos ocurra. A partir de aquí solo que instalar cosas para hacer cosas desde otro ordenador, como un servidor web o de Torrent.

Más información:

Artículos Relacionados

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *